Un espacio seguro de apoyo psicosocial para mujeres en situación de sin hogar

Hoy queremos hablaros de un nuevo espacio, un lugar seguro que disfrutaran 25 mujeres en situación de sin hogar bajo el paraguas del proyecto “Espacio seguro de apoyo psicosocial para mujeres sin hogar”.    

Posiblemente cuando se hable de personas sin hogar te venga a la cabeza la imagen de un hombre durmiendo en un parque o un cajero, es normal, dado que la situación de los hombres sin hogar ha sido siempre más visible. Ellos se alojan a la intemperie o en albergues temporales más que las mujeres. Esto se debe a que las vulneraciones que sufren hombres y mujeres son diferentes por lo que los factores que inciden sobre sus decisiones vitales se encuentran marcados por el género de una forma decisiva.  

A decir verdad, la mayor parte de vulneraciones que hemos detectado en el día a día de las mujeres en situación de exclusión residencial tienen que ver con la violencia reiterada, de hecho, según datos del INE, en 2012 el 40% de las mujeres sin hogar habían sufrido algún tipo de agresión, el 24% habían sido víctimas de agresiones sexuales, y el 61% habían sufrido robos. La cantidad de mujeres que han sufrido violencia machista estando en una situación de sin hogar evidencia la sobreexposición de este colectivo.

 

 Precisamente por eso, pensamos que las mujeres en situación de sin hogar necesitan un trato específico para llegar a subsanar sus necesidades particulares. Si introducimos la perspectiva de género y analizamos la situación propia de las mujeres en situación de sin hogar podemos ver que no es que no existan, sino que su situación ha sido invisibilizada.  Hemos de irnos al “sinhogarisno encubierto” que define Gámez Ramos en su libro “Personas sin hogar. Un análisis de género del sinhogarismo”, para comprender que las mujeres utilizan estrategias diferentes a las de los hombres que las llevan al acceso de viviendas muy vulnerables. Y es que, según la tipología ETHOS, todo lo relacionado con obtener recursos en el mismo lugar donde se vive (pisos de prostitución, trabajo como interna), vivienda provisional con personas conocidas o familiares, o incluso personas desconocidas a cambio de acuerdos informales son situaciones de sinhogarismo.  

Este proyecto busca ofrecer una alternativa que permita abordar la complejidad de la situación de las mujeres en situación de sin hogar. A través de las diferentes actividades queremos contribuir a desarrollar y fortalecer las capacidades, habilidades y conocimientos de las mujeres en situación de sin hogar para que puedan reclamar de forma efectiva su derecho a la salud y una vida libre de violencia machista.

Este proyecto cuenta con la colaboración

Facebook
Twitter
INSTAGRAM